Popular Tags

Articles Category

Características  de un buen logotipo

Un buen logotipo debe de ser sencillo y no tener elementos decorativos superficiales que no sean imprescindibles para transmitir nuestro mensaje como marca.

Debe de ser original, fácilmente recordable e identificable. La idea es diferenciarse del resto para que nuestra marca destaque sobre las demás.

Debe de captar la esencia de la marca, con lo cual al diseñarlo, es imprescindible conocer bien tanto a la marca como al público objetivo de la misma.

Un buen logotipo debe de ser atractivo para el público objetivo de la marca. No es lo mismo diseñar para un público objetivo infantil que para un público objetivo formado por hombres de mediana edad. Los colores, formas y símbolos, deben de estar adaptados al público al que nos dirigimos. Par ponerte en la piel del público objetivo de tu marca, puedes usar una herramienta como el empathy map.

Debe de ser re producible a cualquier tamaño (estar vectorizado). De ese modo podremos utilizarlo en nuestras tarjetas de visita, para rotular un camión o para hacer el letrero de nuestro local. Si tu logotipo no está vectorizado, tendrás problemas si algún día quieres retocarlo, usarlo en una superficie grande, etc.

Ser adaptable a diferentes formatos: Debe de verse bien en todo tipo de tamaños, por ejemplo en una pantalla de móvil, como el favicon de tu web…Debe de funcionar también si lo usamos como marca de agua, con o sin fondo, en negativo, en blanco y negro…

Es importante que esté presente en todos los elementos de la empresa: el letrero del local, el membrete de una factura, la firma de un e-mail… cualquier sitio es bueno para difundirlo.

Debe de ser atemporal: Aunque lo ideal es tener un logotipo que sea atemporal y sobreviva al devenir del tiempo, pequeños retoques y modernizaciones son una buena manera de mantenernos al día y proyectar una imagen dinámica. Cambiar de logo cuando nuestros clientes ya nos identifican con una imagen es un error.

Nosotros de md.com.py diseñamos la imagen de la empresa a partir de una idea clara del cliente.